LA MEDITACIÓN DE LA MUERTE

POR EN CRECIMIENTO INTERIOR NO HAY COMENTARIOS

IzengabeaLos maestros sufíes insisten a sus discípulos para que mediten sobre este hecho capital del cual no se puede escapar en la vida: La Muerte.

Ellos enseñan que la muerte está siempre a la espera, en todo momento y en cualquier lugar, y que es necesario antes que todo sorprenderla, no dejar que nos sorprenda.

El iniciado debe estar preparado para el encuentro con la muerte: “todo es prontitud”. También es necesario comprender el carácter pasajero y relativo de la vida en este mundo. Ibn Arabí (siglo XIII) habla de la importancia de “morir antes de morir”, es decir, que el verdadero sufí debe desprenderse de las cosas y del propio ego, “muriendo” así para el mundo y para el elemento pasional del alma (o nafs en árabe).

Par aquellos que desean obtener el conocimiento (gnosis), prescribe “seguir” el camino de los grandes maestros y dedicarse al retiro (Khalawa) y a la invocación (dhikr), entonces Dios dará conciencia directa del conocimiento a su corazón.

Ibn Arabí nos recuerda…

1º Pureza moral y ritual constante.
2º Invocación incesante de Dios (dhikr).
3º Eliminación de todos los pensamientos que distraen.
4º Examen de conciencia constante.
5º Análisis diario de las propias acciones.
6º Atención a la conciencia interior del director espiritual.
7º Intencionalidad ardiente.
8º Vigilia.
9º Silencio.
10º Humildad.

Shri Shankaracharya es considerado por muchos Maestros inmortales como el más profundo, el más brillante y el más grande de los Maestros conocidos por la Filosofía Vedantina.

Fue además el fundador y sabio constructor del más bello sistema Yoga conocido, o sea del Supremo Sendero de la Sabiduría o conocimiento directo del Ser. Demostró que la dualidad es ilusoria, cuando se transciende el plano consciente y se entra en un estado cósmico altamente superior, donde no hay ninguna diferenciación entre el objeto consciente conocido, la naturaleza del conocimiento y la esencia del conocedor; esta percepción trascendental es lograda y sutilmente percibida en el más profundo estado de SAMADHI,(iluminación).

Alcanza fácilmente la paz quien, inamovible y libre de dolor, realiza que la existencia, la no existencia, y la trasformación son la naturaleza de las cosas.

“Aquello que siempre Es” posibilita la Vida Única eterna y omnipresente, esta vivencia consciente se encuentra más allá de las innumerables formas de vida que se hallan sujetas al nacimiento y a la muerte. Sin embargo, el Ser no sólo se halla más allá sino en la profundidad de cada forma, como su esencia más interna, invisible e indestructible. “AQUÍ Y AHORA” es posible vivir la percepción liberadora de la consciencia de Ser. Para ello has de aquietar la mente, has de saber que la esencialidad es más allá de la mente. Esa vivencia coherente en el vacío cuántico y estado consciente de Unidad y Amor Incondicional es la Iluminación, esa vivencia te libera de la muerte en vida.

OM TAT SAT

¿qué te parece?