¡Quien busca encuentra!

POR EN CRECIMIENTO INTERIOR NO HAY COMENTARIOS ,

Sabemos más sobre Maya, (ignorancia, enfermedad, sufrimiento y guerra) que sobre Liberación,(sabiduría, salud, armonía, paz).

En la educación condicionada que hemos recibido se nos ha informado que la superación en la vida conlleva competir permanentemente con los otros (luchar o pelear), esto nos ha hecho creer que las guerras entre las personas es un hecho natural desde los orígenes de la existencia humana.
Hoy estamos erróneamente acostumbrados a considerarnos una especie belicosa, a esta manera de vernos han contribuido la interpretación de estudios diversos sobre arqueología. Ejemplo, el profesor Keeley opina que la que la guerra es un estado natural de la realidad humana.

Sin embargo hoy sabemos que los hechos no respaldan estas concepciones de violencia en las civilizaciones más antiguas, las cuales eran pacíficas, (Göbekli Tepe, el golfo de Klambat, Caral), cuando una información incompleta y errónea prevalece puede conducir a justificar la violencia y esta ser propuesta como una opción válida en el comportamiento humano.

Se sabe que culturas ancestrales mantenían una vida espiritual muy activa, tenían una alimentación y un estilo de vida con mucho prana, (energía) lo que lleva al individuo al guna sátvico de mayor claridad, resplandor y Luz de lo Divino.

Esta activación de la Vibración Universal que se está produciendo a partir del nuevo ciclo del 2012, en los seres humanos está posibilitando una intensidad en los niveles espirituales, psicológicos y emocionales muy dinámicos y trascendentes.

Recuerda que la marihuana, el peyote, la Ayahusca y otras drogas que producen estados de adormecimiento y alucinación arruinan los efectos sátvicos de la alimentación con comida viva y biológica.

La consciencia despierta es nuestro estado natural. No depende de nada externo a nosotros o de nada que tengamos que ingerir. La LIBERTAD es independiente de cualquier condición externa. Lo único que necesitamos es permanecer en el silencio que nos permita transcender las limitaciones de la mente.

Las drogas nos confinan a la química del cerebro y las emociones, y por tanto nos limitan. Ser consciente, conlleva estar presentes llenos de Luz en el mundo.

Cuando uno permanece sin pensamientos, comprende a los demás por medio del lenguaje universal del silencio. El sonido del Om, es el rastro que nos conduce al Silencio de “Aquello que siempre Es”.

Al ser identificado el “ABSOLUTO”, ello nos guía en la percepción de que Dios es en nuestro interior. Eso hace que la mente se interiorice y finalmente, conduce a la iluminación.

Cuando la mente está enfocada hacia afuera, produce pensamientos y objetos. Cuando la mente es enfocada hacia adentro, se convierte en Atman/Consciencia.

OM TAT SAT

¡Quien busca encuentra!

¿qué te parece?