UNA SEMILLA LLENA DE LUZ

POR EN CRECIMIENTO INTERIOR NO HAY COMENTARIOS ,

314013_438674846176547_63556808_n

En la transmutación consciente, observa como en una gota de semen llena de Amor Incondicional; ella contiene la in-formación e imagen de Todo el Universo.

El milagro de la vida consciente se manifiesta cuando vivimos desde la coherencia cardíaca, (Amor Incondicional). Aquello que siempre Es, es sin nacimiento (Purusha-Consciencia) y (Prakriti-Naturaleza) no tienen forma, por tanto, ¿Cómo pueden ser destruidos? Libérate de los condicionantes limitadores y no atraigas más inseguridad y miedo.

Al percibir Maya como Maya, la mente se aquieta y la actividad de los pensamientos egoicos desaparecen, quedamos libres de la ilusión y de los apegos.

Para el que vive la desaparición del Ego, hay felicidad. El que vive identificado a maya-Ignorancia (ego) experimenta sufrimiento traumático. Recordemos que en el mundo Maya-Ilusión; todo es sufrimiento,(el sufrimiento puede convertirse en un estímulo para cultivar la renuncia, la compasión y realizar prácticas de purificación).

¡Libérese! Aquel que piensa que el conocimiento es un logro suyo, entonces está todavía lejos del auto-conocimiento no-dual (Coherencia-Consciente).

Vivir identificado a la necesidad de evolucionar (Ser) ,es esclavitud; recuerda siempre “si no hay necesidad “apego” no hay esclavitud.
Retornemos a la espontaneidad como cuando éramos niños, libres de condicionamientos, jugando, riendo y amando la vida. Aquello que siempre somos, es sin forma; los nombres y las formas son apegos erróneos identificados por el cuerpo.

Es un error vivir identificado con el cuerpo, el primero y el último error. Recuerde la semilla que creó el cuerpo, la vida del cuerpo; usted experimenta el mundo debido a ella. La semilla desaparece y usted es en el estado eterno. Lo mismo que el árbol brota de una semilla, así también brota la eseidad y este mundo entero (como es arriba es abajo) observa la semilla del Big Bang.

Cuando el hombre enfoca todos sus órganos sensoriales en su centro común (vacío cuántico del corazón), la puerta del mundo interno; percibe su cuerpo luminoso enviado por Dios.

¿Quién eres tú?, pregunta el sabio. “Yo soy Tú” responde el discípulo. Ahora toca descubrir quién es el que ES.

OM TAT SAT

¿qué te parece?