SILIOR-QUANTIC ¡Silior es un auténtico festín biológico-Quántico para el cuerpo!

El nombre “Silior” tiene su origen en el potente efecto de regulación que aporta a los mecanismos diversos del correcto funcionamiento metabólico del cuerpo.Silior es una bebida preparada con Silicio Orgánico Agua aquaquantic, concentrado de limón, concentrado de grosello negro, sulfato de glucosamina, metilsulfonil metano, condroitina sulfato, ácido cítrico, colágeno marino, edulcorante, sorbato potásico y ácido hialurónico sódico..
Gracias a una técnica de elaboración muy precisa, que debe ser escrupulosamente respetada, es posible concentrar bioinformación vital que se encuentra en el Éter, liberarla y cargarla en la energía vibratoria molecular.

PVP: 35€ (IVA incluido)  Comúnmente se encuentran algunos miligramos de silicio
por cada 100 gramos de tejido humano.

El silicio se encuentra notablemente en el tejido conjuntivo, en la aorta y en los vasos sanguíneos, en los cartílagos,en el timo y las adrenales, en el hígado, el bazo, el páncreas, la piel, las uñas, el cabello, etc…Sin embargo lo más importante no es la presencia cuantitativa del silicio sino la manera como se presenta el silicio en nuestros tejidos, y el rol potencialmente básico que juega en nuestro organismo.Investigaciones recientes realizadas en los EEUU, han llevado a formular la tesis de que en condiciones especiales el silicio podría comportarse de forma similar al carbono. Como todos sabemos la química del carbono está la base de la vida y este constituye un compuesto básico para los seres humanos.

La importancia peculiar del silicio radica pues en que se trata de un mineral con una estructura especial y enlaces similares a los de carbono, por lo cual, la química del silicio constituiría un basamento tan importante para la vida como la química del carbono.No sin razón Jean Calcagni (1984) señala que uno no puede dejar de pensar, teniendo a la vista de presencia universal del silicio, su analogía con el carbono y el modelo de la diatomeas, en formular la tesis de una importancia decisiva del silicio para los procesos metabólicos y para la vida celular en los animales superiores.De hecho, esta idea había sido señalada tempranamente por diversos autores, entre ellos Louis Pasteur. Tomemos como ejemplo a la autora A. Mary, quien basada en consideraciones biológicas, escribía ya desde 1910:
” El silicio (…) nos parece destinado en el futuro, a jugar un rol terapéutico muy extenso, no debemos dejar de utilizarlo, ya sea en pociones sea en inyecciones hipodérmicas (lo disponible en aquel entonces). Bajo esta última forma, puede activar notablemente la fagocitosis, contribuir a la mineralización del suero sanguíneo y de los órganos debilitados, y regenerar las células al excitar la ósmosis. Y añade que podría utilizarse ventajosamente en la calcificación de lesiones antiguas y en el tratamiento de supuraciones rebeldes. Su acción, sea preventiva, sea curativa – concluye la autora- se deduce naturalmente de sus propiedades físico- químicas, de su constancia y de su rol osmótico en la célula organizada” (citado por J. BOUDARD, 1919).

La experiencia posterior ha demostrado el carácter polivalente de la silicoterapia. Especialmente los trabajos de Duffaut sobre más de 50.000 pacientes han puesto en evidencia lo atinado de estas previsiones. En efecto, según veremos, el silicio orgánico se muestra altamente eficiente en un gran número de patologías. Y aunque hace falta investigación por establecer su modo de acción existen ya diversos avances al respecto.

En este sentido hablaba Rudolf Steiner, creador de la antroposofía, insistiendo en que el silicio constituye de alguna manera la bisagra entre la dimensión física y la dimensión etérica o energética de los órganos. Es más, según Steiner existe una analogía entre el cuerpo físico y el cuerpo energético, de suerte que en cada célula existe una estructura vibratoria microcristalina en conexión con el material genético (citado por Kieffer, 2000). Como todos sabemos el silicio en sus formas más puras como el cristal de cuarzo es un gran conductor de energía como lo demuestra su uso en los micro componentes electrónicos. Al parecer, en nuestro organismo este elemento mantiene esa función.

Beneficios del Silicio 

Uso interno:
– Mejora la regeneración del colágeno
– Contribuye a recuperar la elasticidad de la piel gracias a su función favorecedora de la síntesis de colágeno.
– Ayuda en muchas enfermedades cardiovasculares ya que mantiene elásticas las paredes de las arterias.
– Puede retardar y contrarrestar los procesos de arteriosclerosis.
– Aumenta la resistencia del organismo
– Mantiene las articulaciones flexibles preservando el cartílago
– Refuerza las defensas naturales
– Ayuda al metabolismo
– Favorece la circulación sanguínea
– Favorece el tránsito intestinal
– Favorece la digestión
– Puede utilizarse para descongestionar la nariz
– Equilibra el nivel de colesterol
– Ayuda muy eficaz para adelgazar
– Frena los efectos del envejecimiento
– Favorece la concentración al ofrecer más energía mental
– Refuerza la vitalidad
– Aporta más energía para un buen desarrollo del sistema óseo
– Muy útil en caso de fatiga pasajera procura un descanso nocturno bueno y saludable
– Retraso del crecimiento
– Huesos frágiles
– Piel deshidratada
– Acné
– Tendencia a abscesos y fístulas
– Forunculosis
– Amigdalitis
– Deficiencia intelectual
– Conjuntivitis
– Caries dentales
– Fragilidad y/o caída del cabello
– Uñas frágiles y opacas
– Tendinitis
– Fibrosis
– Flacidez articular
– Patologías coronarias
– En la tuberculosis y el cáncer se ha confirmado la falta de silicio
– Bajada de las defensas
– Problemas bronco pulmonares

Uso externo:
– Excelente para las pieles secas y sensibles
– Ilumina, suaviza y alisa la piel
– Regenera la piel y frena los efectos del envejecimiento
– Purifica y aclara la tez
– En caso de granos y espinillas
 – Lucha contra la formación de radicales libres