Cómo los imanes pueden mejorar la salud

POR EN SALUD HOLÍSTICA NO HAY COMENTARIOS

¡Vivimos en un Universo de posibilidades!

El mayor defensor de la terapia magnética durante la segunda mitad del siglo XIX fue el doctor C. J. Thacher. Este médico explicaba que la energía de la vida provenía de la fuerza magnética del sol y era conducida a través de la sangre debido a su alto contenido en hierro. Aproximadamente un siglo después, en 1954, Linus Pauling recibió el Premio Nobel de Química por sus descubrimientos sobre las propiedades magnéticas de la hemoglobina, una sustancia presente en la sangre que contiene hierro. A mediados del siglo XX, el interés por la curación magnética aumentó rápidamente en países como la India, Rusia y Japón.

biomagnetismoHoy sabemos que la terapia con imanes actúa positivamente en las enfermedades neurológicas, las cuales representan una clase de desorden entre los más difíciles de tratar. Hipócrates ya lo dijo en su día. Sin embargo, este tipo de problemas ha crecido de manera exponencial durante este siglo: el Parkinson, el Alzheimer, la Esclerosis Múltiple, Ateroesclerosis cerebral y la Migraña. Además, las lesiones de la médula espinal son cada vez más comunes debido a los accidentes de tráfico, los contaminantes del hábitat y nuestra forma de vivir (intoxicaciones electromagnéticas, químicas y del sistema neuro-endocrino).

¿En verdad sabemos de qué se trata la terapia con imanes? Como su nombre indica, la magnetoterapia es una técnica que aplica campos magnéticos y frecuencias al cuerpo con propósitos terapéuticos. Es un método no invasivo y seguro que puede ser usado independientemente o ir de la mano con otras terapias, no solamente alternativas como la homeopatía o la fitoterapia, sino también con los tratamientos alopáticos. Ha sido probado estadísticamente y en laboratorio su eficacia en el tratamiento de muchas enfermedades, pero quienes practicamos la terapia con imanes sabemos que su efecto más espectacular y evidente es el alivio del dolor y su ayuda para conciliar el sueño.

Claro está que a diferencia de los analgésicos y los tranquilizantes, esta terapia no produce efectos secundarios. La Organización Mundial de la Salud ha emitido una declaración en la que confirma que los campos estáticos magnéticos no representan riesgos para la salud. La magnetoterapia ha sido utilizada por el hombre desde los tiempos más antiguos y su uso está documentado hace más de tres mil años en India y China.

Hoy sabemos que todas las funciones corporales y mentales son controladas por campos electromagnéticos producidos por el movimiento de partículas electroquímicas llamadas iones. Cuando nos damos un golpe y el tejido resulta dañado, iones con carga positiva se mueven hacia el área afectada, provocando dolor e inflamación. Para mejorar la salud, los campos electromagnéticos de la zona dañada deben recuperar su equilibrio normal. La aplicación de un campo magnético ayuda a que los campos electromagnéticos restablezcan sus niveles normales.

MagnetismoPersonalmente he probado esta terapia en problemas de espalda, en dolores articulares y para inducir el sueño. En el primer caso, el dolor se reduce porque los campos magnéticos negativos reequilibran las concentraciones de iones dentro de las células nerviosas. En el segundo, el incremento del transporte de calcio estimula la reparación y crecimiento del cartílago al tiempo que reduce el dolor. En el tercero, hay que recordar que la glándula pineal, localizada en el centro del cerebro, produce una secreción llamada melatonina. La secreción de esta sustancia se incrementa hacia las últimas horas de la tarde y prepara el cuerpo y la mente para dormir. Los ciclos circadianos o de vigilia y sueño, están sincronizados por la producción de melatonina. Y como la glándula pineal contiene cristales de magnetita, es fácilmente influenciable por campos magnéticos externos. Ya sea por situaciones de estrés, intoxicación y acumulación por fluoruros o por la edad, la producción de melatonina decrece, haciendo difícil conciliar el sueño. Aplicando el sistema MEDA, la intoxicación del fluor en la pineal va a liberar la producción adecuada de melatonina y volver a sincronizar los ciclos circadianos.

Resulta que hasta antes del 1990 no se habían realizado estudios prolongados en la glándula pineal. Entonces la Dra. Jennifer Luke, de la Universidad de Surrey en Inglaterra, llegó al meticuloso descubrimiento de que la glándula pineal es el blanco principal de la acumulación corporal de fluoruro. El tejido suave de una glándula adulta contiene más fluoruro que cualquier otro tejido en el cuerpo, a un nivel de cerca de 300 ppm, con la capacidad de inhabilitar enzimas. La glándula también contiene tejido duro (cristales de hyroxyapatite) y este tejido acumula más fluoruro aún, con un máximo de casi 21,000 ppm más aún que los dientes o los huesos.

Los efectos principales de la melatonina podrían clasificarse en: a) antioxidante, b) antiinflamatorio, c) estimulante de las defensas inmunológicas. Además, la melatonina posee importantes efectos oncostáticos, reduciendo la proliferación celular en el cáncer, y neuroprotectores, quizás en parte debido a las acciones anteriores.

Todos los animales tienen esa glándula; ella los orienta en los procesos migratorios. Por ejemplo, ella sintoniza el campo magnético. En los animales, la glándula pineal tiene fotorreceptores iguales a los presentes en la retina de los ojos porque el origen biológico de la pineal es la misma de los ojos; es un tercer ojo, literalmente.

¿La pineal convierte ondas electromagnéticas en estímulos neuroquímicos? ¿Eso está comprobado científicamente?

Sí, eso está comprobado. Quien probó eso fueron los científicos Vollrath y Semm, que tienen artículos publicados en la revista científica Nature, de 1988. La parapsicología dice que estos campos electromagnéticos pueden afectar a la mente humana. El Dr. Michael Persinger, de la Laurentian University, en Canadá, hizo experiencias con un casco que emite ondas electromagnéticas en los lóbulos temporales. Las personas sometidas a esas experiencias habrían tenido «visiones»y sintieron presencias espirituales. El Dr. Persinger atribuyó esos fenómenos a la influencia de esas ondas electromagnéticas.

La glándula está localizada en un área llena de líquido. El agua alcalina y su estructura Hexagonal, tal vez haga vibrar el líquido, provocando alguna reacción en la glándula. Los cristales también reciben influencias de vibración, mejorando el líquido de la glándula, equilibramos el metabolismo neurohormonal.

POLARIDADES DE LOS IMANES Y SUS EFECTOS

El Polo Negativo (-), es Yin, es el color del agua, lo que quiere decir que enfría, calma o relaja. Inhibe los procesos infecciosos e inflamatorios. Este polo mueve (gira) los electrones hacia la izquierda. Es centrífugo. Produce un efecto alcalinizante gracias a que aumenta el oxígeno celular. Efectos: oxigena los tejidos, reduce la inflamación, calma el dolor, disuelve la grasa, induce al sueño, regula el pH, etc.

El Polo Positivo (+), es Yang, es el fuego; calienta, activa y energetiza. Es dinamizador de los procesos biológicos. Este polo mueve (gira) los electrones hacia la derecha. Es centrípeto. Produce un efecto ácido; disminuye el oxígeno de los tejidos, acelera la regeneración de los tejidos óseos, etc.

En cuanto a reconocimientos, la Magnetoterapia ya tiene, por decirlo así, su cédula profesional. El NCCAM (siglas en inglés del Centro Nacional para las Medicinas Complementarias y Alternativas) de Estados Unidos, clasifica la terapia magnética como una forma de medicina energética. Pero para su uso adecuado, se aconseja consultar a un Naturópata competente

Felipe Santiago
Experto en Biomagnetismo y Terapias Naturales

¿qué te parece?