Observación Interior

POR EN SALUD HOLÍSTICA NO HAY COMENTARIOS ,

Observación Interior

Los seres sintientes receptivos del Dharma tendrán su ojo de la sabiduría abierto al escuchar esta enseñanza, pero aquellos con visión distorsionada están esclavizados a ser confundidos y la mayoría perderá la observación completa.

Sankara, como todos los Maestros que ha conocido nuestra humanidad, realizó para los seres humanos contemporáneos una labor tan importante y necesaria que su nombre perdura, siendo respetado y venerado, hasta nuestros días… doce siglos después de su paso por la tierra. Pero si grande fue su labor, no menos importante fue su vida, de cuyas anécdotas se alimentan las mentes de los sabios, los corazones de los devotos, y la imaginación del vulgo, que crea mitos y leyendas de aquél que en vida muy pocos reconocieron y muchos atacaron. Fue cuando murió que en su nombre —como muchas veces se ha repetido en la historia— se erigieron cultos, religión y escuelas filosóficas; justo lo que el detestó y contra lo que luchó toda su vida.

Samkhya: Esta palabra en sánscrito significa “número”, y constituye en consecuencia una filosofía que enumera los principios del mundo. Su existencia data desde hace miles de años, pues se considera como su fundador a Kapila (una encarnación de Dios en la edad de oro), la palabra samkhya aparece ya en el Svetasvatara Upanishad 6:3 y también en el Gita, refiriéndose con ella al sistema filosófico que considera que todos los principios del mundo surgen mediante la evolución (Parinama) del ser primordial único.

¿Quién eres tú?
Sankara respondió con un poema de diez versos en sánscrito (Dachacloki) en el que declara no ser otra cosa más que la Pura Consciencia Absoluta.
El Maestro Govinda, maravillado por la fascinante demostración de los principios fundamentales del Advaita hecha por el joven aspirante, lo aceptó como su discípulo (sishya) e inmediatamente lo admitió en su comunidad (paramahamsa sanyasa). Seguidamente expuso, para beneficio de su alumno, el contenido exacto de las grandes fórmulas upanishádicas (Mahavakya). Y lo inició en la experiencia del Santo Conocimiento.

La esencia de la mente no es más que percepción o conciencia. Sin embargo, cuando está dominada por el ego, desarrolla su función de razonar, pensar o sentir. La mente cósmica, al no ser limitada por el ego, no tiene nada aparte de sí misma y por lo tanto tan sólo es consciente. Eso es lo que significa el dicho bíblico “Yo soy el que soy”.

La mente apegada a Maya-Ignorancia, que piensa y olvida es el SAMSARA, el ciclo de nacer y morir, mientras que el verdadero “Yo” del que ha desaparecido toda actividad de pensar y olvidar es la liberación pura.

Observemos lo que decía un científico en el año mil novecientos veintiocho:

“En los centros de adultos de las vías nerviosas son algo fijo, cerrado e inmutable. Todo puede morir, nada puede ser regenerado. “  - Santiago Ramón y Cajal
“Degeneración y Regeneración del Sistema Nervioso”, 1928

Este principio de larga data, propuesto por el profesor Cajal, sostenía que las neuronas del cerebro eran únicas porque carecían de la capacidad de regenerarse. En 1998, la revista Nature Medicine publicó un informe que indica que la neurogénesis, el crecimiento de nuevas células cerebrales, se produce de hecho en los seres humanos.

Lo que los investigadores descubrieron fue que dentro de cada uno de nuestros cerebros existe una población de células madre neurales que se reponen continuamente y pueden diferenciarse en neuronas del cerebro. En pocas palabras, todos estamos experimentando tronco cerebral terapia celular cada momento de nuestras vidas.

Como era de esperar, el proceso de neurogénesis es controlado por nuestro ADN.

El ADN es in-formación, El ADN es transmisión de Biofotones, El ADN es Biocomunicación e interconexión celular, el ADN resuena coherentemente con las frecuencias inteligentes del Universo.
Hoy sabemos la importancia que tiene en todo proceso de regeneración celular, la intencionalidad en comunión con la consciencia “VIDA-ARMONÍA”.

Esto da gran importancia a la siguiente observación: ¿que es lo que atraemos y con que nos relacionamos en nuestras vidas? No es lo mismo compartir con gente que ama la vida, (hábitos saludables), que compartir con gente que desprecia la vida, (hábitos no saludables). Recuerda los aspectos físicos son fáciles de observar, pero las influencias emocionales y mentales negativas (orgullo-envidia-rencor-desprecio-etc.) resultan más difíciles de detectar y nos influyen más profundamente.

OM TAT SAT

¿qué te parece?