Sencillamente soy libre

POR EN SALUD HOLÍSTICA NO HAY COMENTARIOS ,

Muchos experimentan la vida identificados a la errónea conducta condicionada de querer sanar aquello que llamamos enfermedad, (Maya-Ignorancia).

Has de saber que aquello que llamamos enfermedad se debe a errores repetidos una y otra vez en Maya-Ilusión.

El individuo generalmente experimenta la vida en el “deseo y apego” siendo sus hábitos y costumbres aprendidas a veces su peor enemigo. Al no querer autoindagar y ser libre, la vida se convierte en sufrimiento y alteraciones diversas, (autorregulación del organismo) de la salud.

Nos educan en el condicionamiento de que la salud se consigue con medicamentos, consejos psicomentales, cirugías, etc. Ahora es posible más in-formación autoindaga lo siguiente:

Los tratamientos médicos son la primera causa de muerte.

La primera causa de muerte en el mundo no son ya las enfermedades cardiovasculares ni la segunda el cáncer. Han sido desplazadas de lugar por ¡los tratamientos médicos!

El hecho es de tal gravedad que resulta increíble que no se haya abierto urgentemente un debate público para analizar la situación. Y eso que el estudio que lo demuestra es impecable y no ha sido cuestionado. Según éste, publicado con el nombre de Death by Medicine, en Estados Unidos mueren no menos de 780.000 personas al año a causa de errores médicos, y efectos iatrogénicos de los medicamentos, problemas relacionados con la cirugía, infecciones hospitalarias, procedimientos innecesarios, úlceras mal tratadas y malnutrición.

Un fraude de 3.000 millones de dólares

Se calcula que un 65% de los norteamericanos mayores de 65 años tienen osteoartritis en las rodillas. Una operación común para la artritis en la rodilla no fue mejor que un procedimiento simulado en el que se sedó a los pacientes mientras los cirujanos fingían estar operando, los investigadores informaron hoy.

La operación de cirugía artroscópica para el dolor y la rigidez causada por la osteoartriris se realiza en unas 650.000 personas por año en los EE.UU., con un costo de 5.000 dólares por persona, lo que lleva el costo total a 3.300 millones de dólares por año en los EE.UU.

La operación implica realizar tres pequeñas incisiones en la rodilla; insertar un artroscopio, un delgado instrumento que permite que los cirujanos vean la articulación; y luego limpian los restos de la rodilla o recortan las partes en peor estado en el cartílago de la articulación, y luego lo limpian.

Según los exámenes de la función de la rodilla, la operación no ayudó, y aquellos que recibieron la operación placebo dijeron sentirse tan bien como quienes habían recibido la operación real.

El Dr. Baruch Brody, un eticisista de Baylor que ayudó a diseñar el estudio, dijo que la cirugía es un fraude.

El fraude de los niños hiperactivos, con déficit de atención, de su tratamiento con psicoestimulantes y su alternativa

Una enfermedad inventada

Cinco millones de jóvenes norteamericanos son diagnosticados con el DHDA (desorden de hiperactividad/ Déficit de Atención).

Según Francisco Montañés “Uno de cada 20 niños sufre hiperactividad en España.”

El déficit de atención y la hiperactividad son enfermedades inventadas, como afirma el renombrado neurólogo pediátrico, el Dr. Fred Baughman Jr. “Son una ilusión, una maquinación y una decepción (1)”

Para entender esto hay que comprender cómo la definición del síndrome ha cambiado con el tiempo y cuales son los criterios diagnósticos actuales.

El ADHD fue identificado por primera vez como un desorden específico en 1902. En ese año, George Still describió 43 niños que presentaban agresividad, rebeldía, desórdenes emocionales, atención continua limitada y mala conducta respecto a atenerse a normas.

Desde la década de 1930 hasta los años 50, se usaba el término “daño cerebral mínimo” para describir el síndrome, aun cuando no había evidencias de daño cerebral en la mayoría de los niños calificados de esta manera.

A finales de los años 50, la hiperactividad comenzó a dominar la descripción del síndrome y se cambió el nombre oficial a “reacción hipercinética de la infancia” o “hipercinesis”.

El uso de drogas estimulantes como el Ritalín (en España Rubifen Y Concerta) y las anfetaminas para tratar el ADHD comenzó en los años 60. (Algunas drogas que actúan como estimulantes o “aceleradores” en la mayoría de los adultos pueden tener un efecto calmante en los niños e incluso en algunos adultos).

En los años 70, los investigadores consideraron la falta de atención como algo central del síndrome, y se conoció oficialmente como “déficit de la atención” o ADD (por sus siglas en inglés).

En las décadas de los 80 y 90 se resaltó la combinación del déficit de la atención y la hiperactividad; de ahí el nombre actual: “síndrome de inatención e hiperactividad” (ADHD, por sus siglas en inglés) (2).

Separando los palos de la portería en la biblia de los psiquiatras pastilleros

El diagnóstico de ADHD, fue introducido en la segunda edición de la biblia de los psiquiatras pastilleros (DSM) en 1968 con la etiqueta de ‘reacción hiperquinética de los niños’.

En posteriores ediciones 12 años después los palos de la portería diagnóstica se separaron añadiendo mas síntomas con el resultado lógico de que los futuros clientes se ampliaron (DSM-III). El diagnóstico se denominó ‘attention-deficit disorder’ (ADD) con dos subgrupos.

Cuando salió el DSM-IV en 1994, el ADD se convirtió en ADHD, y se clasificaron tres subtipos con más síntomas.

Luego en el DSM-IV-TR, la lista de síntomas que permitían diagnosticar el ADHD se volvió a ampliar espectacularmente hasta el punto de que casi cualquier niño podría ser diagnosticado de enfermo según sus criterios fraudulentamente presentados como científicos.

¿Cual es el resultado de estos cambios?

Muy sencillo, de medio millón de casos en 1987 ( cuando el DSM-IIIR salió) se pasó a más de 4 millones de casos 10 años después de que el DSM-IV fuera publicado y a 6 millones en 2001 un año después de la publicación de la nueva revisión de la biblia psiquiátrica (DSM-IV-TR).

Esta evolución pseudo científica del diagnóstico no es exclusiva del ADH, lo mismo ha sucedido en el caso del diagnóstico pediátrico del trastorno bipolar que prácticamente era inexistente antes de 1999 justo cuando salió el libro The Bipolar Child, de Demitri Papolos y ahora se extiende a millones de niños susceptibles de “beneficiarse” de los tratamientos (3).

Se ha propuesto además un origen genético, lo que puede dar lugar a que un niño de meses pueda convertirse en un cliente si a su madre se le ha colocado esa etiqueta (4).

Hoy sabemos y podemos afirmar lo siguiente:

El exceso de estrés, (moderna esclavitud) produce exceso de cortisol, lo cual actúa como una neutoxina. Las señales de niveles elevados de cortisol son:

Cortisol

1. Cambios de humor, irritabilidad constante, sentimientos de ira y deseos de llorar

2. Cansancio permanente aunque no hagamos nada.

3. Dolores de cabeza.

4. Hipertensión.

5. Falta de apetito, gula desmesurada y/o problemas digestivos por un desequilibrio de químicos cerebrales como la serotonina, dopamina y endorfinas.

6. Orina frecuente, diarrea o estreñimiento.

7. Dolores o calambres musculares, y fatiga.

8. Infertilidad e interrupción de la menstruación.

9. Pérdida de memoria debido a que los niveles altos de cortisol daña la conexión entre células cerebrales.

10. Disminución de las defensas.

Por ello, la frecuente exposición al estrés genera daños físicos en el cuerpo, que merman la calidad de vida de las personas como dolor de cabeza, piel seca, tic nervioso, así como:

1. Obesidad y sobrepeso: Al estar en un constante estrés, la persona no limita la ingesta de alimentos altos en calorías, ya que busca satisfacer sus necesidades emocionales.

2. Pérdida del cabello: Esta es una de las frecuentes consecuencias del estrés, ya que se presenta por el debilitamiento de los folículos pilosos o la ansiedad de jalar el cabello para lidiar con los sentimientos negativos.

3. Depresión: Las situaciones estresantes aumentan el riesgo de padecer esta enfermedad. Los problemas para afrontar la tensión generan desgaste físico, mal humor y sentimientos de tristeza.

4. Reducción del deseo sexual: La producción elevada de cortisol reduce la generación de las hormonas que alimentan la libido.

5. Menstruación irregular: El estrés crónico daña el equilibrio hormonal del cuerpo, lo que induce a retrasos o ausencias del flujo menstrual. Incluso algunos estudios aseguran que las mujeres con empleos estresantes tienen riesgo 50% mayor a tener periodos cortos.

6. Acné: Los altos niveles de cortisol que se generan por el estrésaumentan la producción de aceites o grasas corporales, lo que contribuye a la aparición de granos.

7. Úlceras: El estrés altera el sistema digestivo en las personas e incrementa la producción de ácidos estomacales, lo cual favorece el desarrollo de úlceras, indigestión y malestares.

8. Insomnio: Este es una frecuente consecuencia del estrés y se genera por la alteración del sistema nervioso, lo que dificulta la concentración, genera irritabilidad y falta de motivación.

9. Disminución de fertilidad: Estudios recientes revelan que las mujeres con altos niveles de la enzima llamada alfa-amilasa tienen más dificultades para quedar embarazadas.

10. Enfermedades cardiacas: De acuerdo con el Centro Médico de la Columbia University, el aumento del riesgo cardiaco por el estrés equivale a fumar cinco cigarrillos por día, ya que la tensiónaumenta el nivel de hormonas en la sangre y acelera la presión arterial.

El exceso de pH ácido, (Azúcar blanco, proteínas animales, etc.) produce una falta de oxígeno en las células, deterioro del colágeno y acidifica la sangre generando deterior o celular.

Acido o Alcalino:

Escala_PhUn cuerpo que funciona correctamente, fácilmente mantiene la homeóstasis y la armonía de cientos de funciones, siendo una de ellas un pH ligeramente alcalino. Tu cuerpo está diseñado para funcionar de manera óptima con un pH de 7,36 a 7,40, y utiliza una serie de sustancias y funciones de órganos para mantener el pH de la sangre dentro del rango. Como revisión rápida, una sustancia con un pH de 0 a 7 se considera de naturaleza ácida, mientras que una sustancia con un pH de 7 a 14 se considera de naturaleza alcalina. Un pH de 7 se considera neutro, por ejemplo, el agua pura tiene un pH de 7. Tener un pH arterial por debajo de 7,3 o por encima de 7,41 es perjudicial y normalmente es causado por una enfermedad o desequilibrios crónicos. La dieta del americano promedio, tiende a bajar su pH de la sangre, lo que obliga a su cuerpo a adaptarse constantemente y puede causar daño en el tiempo. Cambiar lo que comes y optar por alimentos alcalinos, causará cambios pequeños pero significativos en tu pH que beneficiarán su salud.

El Exceso de terreno inflamatorio, (desequilibrio entre Omega 6 y Omega3) hoy sabemos que no es muy saludable abusar del aceite de soja, aceite de maíz, o de alimentos conservados con Omega 6.

Un nuevo estudio confirma de nuevo la evidencia que sugiere que el desequilibrio en los ácidos grasos en la dieta puede estar asociada a un incremento de las patologías cardiacas y la depresión durante el último siglo.

Cuanto mayor era el porcentaje de grasas omega-6 en sangre respecto a grasas omega-3, mayor era la probabilidad que tenían los participantes de sufrir de depresión y más probable era que sufrieran de tensión alta y que produjeran una mayor cantidad de compuestos inflamatorios.

Compuestos que promueven la inflamación, como el factor de necrosis tumoral alfa e interlukin-6 se han relacionado con problemas cardiacos, Diabetes de tipo 2, Artritis y otras enfermedades.

Las grasas Omega-3 se encuentran en alimentos como el pescado, el aceite de lino y las nueces. Las grasas Omega-6 se encuentran en los aceites refinados, que se usan hoy en día en muchos productos procesados, desde la margarina a productos de panadería.

La cantidad de grasas Omega-6 de la dieta occidental se incrementó de forma sustancial cuando los aceites vegetales refinados (girasol, maíz, soja) empezaron a formar parte de la dieta en los albores del siglo XX.

Extraído del artículo de la revista Psychosomatic Medicine Marzo 2007

Exceso de metales pesados, (Flúor en el agua, Mercurio y Cadmio en los peces grandes, Arsénico en los pollos, etc.) también en el aire contaminado de las grandes ciudades plomo.

¿Qué sucede en nuestro cuerpo?

Las levaduras están presentes en todos nosotros poco después de nacer y viven en armonía dentro de nuestro organismo. Se encuentran en la piel, aparato digestivo y genitourinario y su función es absorber cierta cantidad de metales pesados para que no entren en la sangre. También estos hongos nos ayudan a degradar restos de carbohidratos mal digeridos, y junto con las bacterias mantienen el equilibrio del pH intestinal.

Se trata por lo tanto de un hongo que no es eliminado por completo por nuestro sistema inmune, ya que forma parte de lo que denominamos flora saprofita, es decir, aquellos microorganismos que habitan en nuestro organismo de forma que nos protegen de la invasión de otros microbios más patógenos. A cambio, nosotros les dejamos convivir en nuestro cuerpo y ayudarnos por ejemplo a destruir carbohidratos mal digeridos.

Sin embargo en situaciones de debilitamiento de nuestro sistema inmune, o por el uso de forma indiscriminada de antibióticos que actúan sobre otras bacterias que mantienen a raya al hongo, se produce un crecimiento excesivo de la Cándida que puede causarnos la enfermedad pudiendo llegar a ser ésta grave o incluso convertirse en crónica.

Has de saber una vez más que el error es no cambiar hábitos erróneos y atacar a las cándidas solamente.

El hombre sabio, existe en el mundo; más él es consciente de que no pertenece al mundo, el no actúa en el apego condicionado por acciones e intencionalidad impulsada por el deseo.

¡Somos verdaderamente seres libres!

OM TAT SAT – NAMASKAR

RAMALA SHIVA

¿qué te parece?